Arquitectura Verde

Desarrollo Sustentable

“Aquel desarrollo que satisface las necesidades de las generaciones presentes sin mermar las posibilidades de las del futuro para atender sus propias necesidades“

Los tan mencionados términos “verde”, sostenible”, “sustentable”, etc. En muchas ocasiones solo se emplea para estar a la “moda” y queda simplemente como algo vacio y sin propósito alguno. En arquitectura no es la excepción, ya que se han creado asociaciones, palabras altisonantes e ideologías que tienen como base estos términos. Uno pudiera pensar en principio que son ideas innovadoras o estrategias novedosas que crean una alternativa para mejorar la calidad de vida de nuestra generación y la venidera y por consiguiente darle un mejor “trato” a nuestro planeta, sin embargo, cito a un arquitecto Australiano ganador del premio Pritzker (nobel de arquitectura)

…”-La sustentabilidad se ha transformado en una frase hecha. Todo el mundo habla de la arquitectura sostenible y a la mayoría no le importa dónde está el sol y menos de dónde viene el viento. ¿Cómo pueden hablar de eco arquitectura si no saben en qué latitud y altitud van a trabajar? Si uno no entiende esto, no entiende cómo construir según las verdaderas técnicas ecológicas”…

Entrevista a Glenn Murcutt. Periódico “La Nación”. 20 agosto 2008

Ciertamente los principios básicos en arquitectura son el estudio del sitio, la topografía, orientación, vientos, asoleamiento, etc. Al realizar un análisis exhaustivo de estas variables y combinándolas con el uso correcto de los materiales y distribución de espacios, debiera de tener como resultado construcciones eficientes, que aprovechan al máximo la energía y no requieren de instalaciones especiales o mano de obra especializada para integrar las obras a su entorno, alterando lo menos posible y generando ahorros energéticos a largo plazo.

Con esto no quiere decir que los avances tecnológicos representados en materiales de construcción nuevos o instalaciones especiales como celdas fotovoltaicas o boilers solares sean absurdos, al contrario, estos complementan los principios que arriba se mencionan y vuelven un edificio realmente “sostenible” o “sustentable” ya que maximiza el aprovechamiento de la energía. Lo contradictorio viene cuando un arquitecto proyecta un edificio ignorando todas las variables del análisis del sitio, y después quiere implementarle o imponerle todos los sistemas de “azoteas verdes”, celdas solares, etc. Y con esto justificar su diseño que responde a la “arquitectura verde”.

Mucho se ha avanzado en este tipo de tecnologías, y por consiguiente han ido disminuyendo sus costos y ampliando sus aplicaciones a distintos mercados. Sin embargo, aún así las construcciones son todavía más caras que la obra tradicional. La diferencia importante viene después, en el mantenimiento o servicios que requiera dicha construcción.

Un parámetro u organismo de apoyo de la arquitectura verde es el LEED (Leadership in Energy and Environmental Design). Es un sistema estadounidense de estandarización de construcciones ecológicas desarrollado por el U.S. Green Building Council. Los puntos que evalúan son: eficiencia energética, eficiencia del consumo de agua, eficiencia de la calefacción, utilización de materiales de procedencia local y la utilización de excedentes.

En México existe una asociación civil llamada Consejo Mexicano de edificación sustentable (CMES), miembro del Consejo Mundial de Edificación Verde (WGBC), que promueve el uso de tecnologías constructivas menos agresivas al medio ambiente, sin perder el rendimiento económico y confort. Ofrece los llamados “talleres LEED” para construcciones nuevas y otras actividades relacionadas con el tema.

En nuestro país todavía falta mucho camino por recorrer, sobre todo tratándose de la vivienda de interés social. El sistema de planeación actual, en lotes individuales, construcciones con opción a crecimiento, materiales tradicionales como concreto y acero y esto multiplicado por cientos de colonias, para el fin de compensar los costos de la infraestructura requerida, van en un camino muy distinto a la propuesta sustentable.

A pesar de ello, al menos se empiezan a abordar estos temas en los proyectos de inversión privada y desarrollos inmobiliarios, para generar un mayor ahorro a futuro y el trabajo de los arquitectos es y será el proyectar siempre de acuerdo al sitio.